/ Visitas
clocks for websitecontadores web
Historia/Anales del tenis

• "Sphairistikè", una palabra muy rara conocida en los albores del tenis reglamentado.


¿Quién pegó primero?
¿Qué es el Sphairistikè?
¿El Mayor Wingfield era un impostor?

5ª ENTREGA

Según diversas investigaciones, fueron los italianos los adelantados que emplearon un guante en el juego de pelota practicado con las manos. Ese guante, con el tiempo, se constituyó cada vez más resistente y un buen día algún fanático ingenioso tuvo la ocurrencia de añadir una trama de cordeles en su parte interior. Desde ese momento hasta el instante en que se le adoptó un mango, medió un lapso muy corto. Así nació la “paletta” italiana (que en algunos dialectos se le dice “rachetta” o “pallacorda”), en el Siglo XIV.

Solía utilizarse también un instrumento llamado “batidor” o “pegador”, que reemplazó a la mano para golpear a la pelota. Tenía un mango largo, con una superficie de impacto en manera delgada, aunque tal vez poco elástico para poder enviar la pelota en profundidad. Había “batidores” redondos, ovalados, alargados y hasta cuadrados.
La generalidad de dichos “batidores” contaba con un mango -también de madera- sobre el cual se extendía una tela adherida a la reducida superficie plana. Esto se desprende de los relatos de la época sin mayores detalles, lo que impide a ciencia cierta tener la idea sobre la efectividad de esos instrumentos en el juego.

Sin embargo, un observador coetáneo en tiempos de Francisco I, llamado M. Fournier, hizo la siguiente descripción: “Este valioso instrumento estaba constituido por una red de cordeles cruzados los unos sobre los otros, formando mallas, encuadrada en un marco de madera adaptado, a su vez, a un mango corto y fuerte”. La narración es clara aunque, comparativamente con lo que se infiere de aquellos relatos, crea cierta diferencia en la interpretación.

La moda se impuso más tarde en un tipo de “instrumento de mallas” y, en el apogeo de Catalina de Médicis, las damas de la corte adoptaron el peinado “de la raqueta”, que consistía en un entrelazamiento de bandas o de trenza de cabello en forma análoga a la red de cordeles elaborada por los “raqueteros”. Esto permite deducir que entonces las raquetas no estaban encordadas como las de hoy, es decir, vertical y horizontalmente.



• Pinturas de los mayores británicos Walter Clopton Wingfield y Thomas Henry “Harry” Gem. La tumba de Wingfield.


El tenis “auténtico”: ¿Wingfield o Gem y Perera?

Fue Gran Bretaña, tal vez por la proximidad geográfica, la que le rindió dilecto culto al mencionado “Jeu de Paume” francés, más que al similar griego “faininda”, que no ganó popularidad. Prueba de ello fueron las variantes y adaptaciones que se jugaban, inspiradas en el primero, tales como el también francés “volant”, o el “battledore” y el “shutle cock”, desarrollados tal vez en la Grecia antigua, que serían el punto inicial del bádminton. De esa forma, el “Jeu de Paume” es considerado el ancestro directo del tenis y de muchos otros deportes, como la pelota vasca.

A fines de 1873 el mayor británico Walter Clopton Wingfield (nacido en 1833 en Rueben, Gales, United Kingdom, fallecido el 18 de abril de 1912, a los 78 años; casado con Alice Lydia Cleveland, con quien tuvo tres hijos. Sus restos descansan en el Kensal Green Cementery, Greater London, Gran Bretaña), sacó a la venta en Nantclwyd (Llanelidan, Gales) una serie de rudimentarios elementos para practicar un juego por él reglamentado que llamó “Sphairistikè” (con acento griego grave en la e, se pronunciaría “sféristaik”), derivado de una palabra griega (“spahira” o esfera) que definía a los juegos de pelota, entre ellos el “ludus pilae” o el “arte de jugar con la pelota” con la palma de la mano, que Wingfield utilizó para bautizar su idea. Literalmente puede traducirse como “esferístico”.

No inventó el juego en sí, sino que remodeló la cancha que se utilizaba para disputar un entretenimiento similar -que en realidad era una modalidad griega- con el que había tenido contacto en la India, cuando la practicó con suboficiales y soldados allí destinados. Resultó una evolución más que una invención, está claro. Le agregó una red en el medio, de unos dos metros de altura, y comenzó a venderlo entre la gran cantidad de adeptos que ya tenía en aquel país, todavía sin poseer el título de propiedad intelectual, que se encontraba en trámite.



• Tapa del facsimil del primer reglamento impreso por Wingfield, en 1874, la cancha que proponía y la caja con los elementos de juego que fue furor de ventas a partir de su patentamiento, fabricación y comercialización.


Esa es una historia relativamente difundida en el mundo de este deporte. Pero sucede que cerca de 1860, otro mayor británico, Thomas Henry “Harry” Gem (21 mayo 1819-4 noviembre 1881), junto a Juan Bautista Augurio Perera (nacido en España y radicado en Gran Bretaña desde 1839), jugaban al “tenis sobre hierba” y por eso no es correcto atribuir la creación del tenis tal como lo conocemos a Wingfield. Incluso lo certifica un artículo de la revista británica The Field, en su edición de noviembre de 1874, en la cual Gem escribió que su amigo Perera había introducido el juego hacía casi 15 años y “recientemente lo denominó Pelota”, algo coherente conociendo el lugar de nacimiento de Perera.

Esto desemboca en una conclusión: al parecer, mucho tiempo antes de la oportuna visión de Wingfield el tenis ya estaba rodando. Además, una investigación de la Birmingham Civic Society sugirió que los experimentales atisbos de Gem y Perera podrían datar de 1859. Nada descabellado si se tiene en cuenta que ellos se juntaron para practicar “juegos de raquetas” en el Bath Row Racquets Club en Lee Bank hasta que, complicados por lo difícil de conseguir accesorios para el “rackets” y su alto costo, idearon un juego menos complejo mezclando elementos de aquel deporte y la pelota vasca. De esa forma pudieron proseguir con su pasión dentro de los campos públicos de croquet que tenían cerca de sus trabajos, en Edgbaston, Birmingham.

En 1872, los dos se mudaron a Leamington Spa, condado de Warwickshire, a unos 180 kilómetros de Londres, y fueron más allá con su hábito deportivo: junto a los dos médicos del hospital local, los doctores Frederick Hary y Arthur Wellesley Tomkins, fundaron, bajo la presidencia de Gem, el que es considerado el primer club del tenis en el mundo: The Leamington Club, en la ciudad homónima, sobre la calle Guy's Cliffe Avenue, Inglaterra, a unos 160 kilómetros de Londres. Fue el 11 de junio de aquel año.



• Un aviso publicitario con la oferta de productos para jugar al tenis. Otro fabricante, en este caso de Royal Tennis.


Entre los cuatro comenzaron a despuntar el gusto por el juego que habían desarrollado Gem y Perera y el predio, con los años, pasó a llamarse The Leamington Lawn Tennis Club. La institución, increíblemente, aún está de pie; varió apenas su denominación (se le agregó la palabra squash al final) y posee nueve canchas de tenis de césped artificial y cuatro de acrílico poroso. Si bien es cierto que el 23 de julio de 1868 se constituyó el All England Croquet Club, es bueno acotar que fue basado en el deporte que llevaba su nombre y no en el lawn tennis, aunque éste se practicaba allí esporádicamente. Ese club, en junio de 1870, se trasladó a Worple Road, Wimbledon.

A pesar de todo, Wingfield siguió su avanzada. La cancha original de “Sphairistikè” tenía un formato parecido a un reloj de arena (más ancho en el fondo porque se jugaba desde allí, nadie se acercaba a la red), con la red en el centro y líneas que la delimitaba. El innovador adaptó a su criterio todos los elementos. El sistema de puntuación, por ejemplo, lo tomó del “rackets” (“racquets” en inglés americano), otro deporte con raquetas muy popular en la región, pero que no se parecía al tenis, con un frontón y de práctica común en las prisiones, considerado un antepasado del squash, extremadamente rápido, dentro de un recinto de 9,14 x 18,28 metros.



• Parte de la fachada actual del Leamington Lawn Tennis & Squash Club en Gran Breaña.


Un año después, el 23 de febrero de 1874, Wingfield obtuvo por fin la licencia de su juego (legajo Nº 685, firmado por la Reina Victoria), que constaba del reglamento “The Book of the Game”, cuatro “tennis bats”, pelotas, postes, clavijas, cepillo y red. Todos los elementos se conocieron bajo el título, en inglés, de “A Portable Court for Playing Tennis” (cancha portable para jugar tenis). La caja completa se vendía a cinco guineas. Mandó a fabricar en serie los artículos que muy pronto desplazaron en ventas a los del croquet, un deporte tradicional pero de difícil implementación por requerir de un césped perfecto para su práctica. Se estima que, gracias a la comodidad de transportar los elementos con facilidad, entre julio de aquel año y junio de 1875 vendió más de mil equipos entre la aristocracia.

Wingfield se entusiasmó con los progresos del juego y más tarde publicó una segunda versión del reglamento llamado “Sphairistikè or Lawn Tennis”. En él, las medidas de la cancha, ya sin formato de reloj de arena sino rectangular, varió: 60 pies de largo (18,29m) y 30 pies el ancho (9,14m) con la red a 4 pies y 8 pulgadas en el centro (1,42m) y 7 pies (2,13m) en los lados. En el medio de los dos campos se marcaba una línea desde la cual se efectuaba el saque o servicio. Ese tiro debía caer luego de la línea del contrario y éste debía pegarle antes o luego del primer pique. La puntuación -a 15- era similar a la del bádminton y sólo ganaba puntos el que poseía el saque.

A mediados de 1874 el mayor Wingfield modificó superficialmente el reglamento y el nombre del juego -por la difícil pronunciación del original- sintetizándolo a “Sticky”. Pero Wingfield -a quien nadie vinculado al deporte quería reconocerle la invención del tenis- muy pronto publicó un reglamento definitivo para la época, descartando de plano la palabra “Sphairistikè” y conservando únicamente “lawn tennis”.

Existen constancias que exportó su producto a otros países como los Estados Unidos, Canadá, India, China y Rusia. Según una lista de precios publicada en 1874 por la empresa “Messrs. French & Co.”, ubicada en 46, Churton St., Pimlico, Londres, una caja con los elementos básicos para jugar costaba 6 libras; una caja más grande, con prensa, raquetas adicionales (denominadas “bats”) y pelotas para “varios meses”, se vendía a 10 libras y 10 chelines (210 chelines); raquetas para hombres (“Full-sized Sphairistikè Bats”) a 1 libra cada una (20 chelines); para dama, de menor tamaño, en 15 chelines; el calzado para tenis con suela de caucho de la India “que no arruinará el césped” a 18 chelines, y la docena de balls a 5 chelines.

Por entonces se llevó a cabo en Londres el primer certamen competitivo no oficial en las categorías individuales y doble de caballeros denominado “Campeonato Interquintas”, organizado por una comisión de vecinos.

En mayo de 1875, con el lawn tennis convertido en un deporte aceptado popularmente, el Marylebone Cricket Club, al norte de Londres, fundado en 1787, dio a conocer variaciones a las reglas iniciales de Wingfield, con su anuencia. Se intentó resumirlas y hacerlas más comprensibles para el aficionado.

Dos años después las autoridades del All England Croquet and Lawn Tennis Club también afiataron el reglamento para la edición inaugural del inminente torneo de Wimbledon, de acuerdo a su criterio, aunque con la base de las publicadas por Wingfield. ¿Cómo pudieron hacerlo legalmente? Es que la patente de Wingfield expiró el 23 de febrero de 1877 y el mayor no la renovó a tiempo -tenía que pagar 50 libras para poseerla otros siete años- beneficiando a quienes no le tenían simpatía.

Como muchos deseaban expander el juego, ya aceptado, las reglas quedaron rubricadas bajo la concepción del All England, una entidad muy poderosa e influyente, que inauguró su torneo el sábado 9 de junio de 1877. Además, otras empresas comenzaron a construir los elementos y distribuirlos en cajas -tal cual hacía Wingfield- y el tenis se ramificó. La más conocida fábrica fue Jefferies & Co., con sede en Woolwich, Gran Bretaña.

En 1878 las protestas de los jugadores se hicieron escuchar: era injusto que en el undécimo game, en caso de empate en cinco, el sacador disponía de una ventaja al definir con su saque. Allí nació el concepto de los dos games de diferencia para ganar el set. En 1880, ya con muchos torneos disputados que sirvieron de prueba y error, mayormente en Gran Bretaña, la línea de saque se redujo a 6,40 metros de la red y los postes se bajaron a 1,22 metros de altura. También se les prohibió a los jugadores tocar la red o volear antes que la pelota cruzara la misma. Finalmente, en 1884, se establecieron los parámetros modernos, con la red a 0,914m en el centro y postes a 1,07m entre otras modificaciones que perduraron.

A pesar de las dudas, en las oficinas de la Lawn Tennis Association (LTA) en Londres, existe una estatua de Wingfield con la inscripción: “Inventor del Lawn Tennis”.

Ver Historia/Anales - Entrega 1
Ver Historia/Anales - Entrega 2
Ver Historia/Anales - Entrega 3
Ver Historia/Anales - Entrega 4
Ver Historia/Anales - Entrega 5
Ver Historia/Anales - Entrega 6

© Copyrigth Roberto Andersen/Eduardo Puppo - Prohibida su reproducción
Fotos: sitio oficial Leamington http://www.leamington-tennis-squash.co.uk/ Diagrama original del court diseñado por el Mayor Walter Wingfield en 1874 del libro "The complete Lawn Tennis player", de Wallis Myers, publicado en 1908 / Pintura Gem: sitio oficial http://www.theharrygemproject.co.uk/ / Pintura Wingfield, caja Spharistikè, caja Royal Tennis: sitio oficial Wimbledon






Volver a página principal
Acerca del autor
CONTACTO


ATAJOS RECOMENDADOS

INFO >>

Menores AAT
Seniors AAT
AAT Interclubes
AAT Area Amateur
AAT calendario nacional

WTA rankings
WTA calendario

ATP rankings
ATP calendario
ATP challengers
ATP cuadros y orden
ATP Champions Tour
ATP resultados archivo

ITF Women's/Futures

SCORES en vivo


SERVICIOS >>

Const. canchas
Accesorios
Prof. Alejo Russell
Tenis Argentina (TA)
Tenis Argentino
Tenis Registrado
EAPT
IDTC
Prof. Sudamericano
PTR
CIRCUITO TENIS (amateur)
Clubes Arg.
Reglamento ITF
Vocabulario
Tenis para ciegos ARG
ANUNCIAR Tenniscom.com

SOLIDARIOS >>

Fund. D. Nalbandian
Fund. Baccigalupo
Un techo para mi país

SITIOS INTER.
>>

Australia
Roland Garros
Wimbledon
US Open
FIT
COSAT
Copa Davis
Fed Cup
Club Internacional (CI)
Clubes Centenarios
Steve G (estadísticas)

SITIOS AMIGOS
>>

TENIS SPORTS
Fuebuena.com.ar
Revista GRIP
Vilas.com
Bud Collins
Primer Servicio
Blog de Maller
Tennis7
La legión argentina
Tiro Ganador
Tenis que no vemos
Segundo Saque
Te.Me.Na
Next Tenis
A Pleno Tenis
Tenis Digital
Tenis.com.ar
A Todo Tenis
Top Tenis
Teenis (menores)
Tenis en red
Diana Gabanyi
Ubitennis (español)
Planeta Tenis (español)
Tennisthis


FOTOS >>

Ron Angle/Beimages
(World Wide)
Mariano Abad
(Francia)
Sergio Llamera
(Argentina)
Fotosports
(Gran Bretaña)


ALGUNOS TWITTERS

@thetennisbase
@YASportsLAT
@sabatinigabyok
@AATenis
@Tenisports
@SegundoSaqueTV
@ZubiTennis
@christophclarey
@joseluisd
@unmoroenlacosta
@GuilleSalatino
@ccervino
@guillecapora
@MallerMarcelo
@gonbonadeo1963
@sebatorok
@marcelogantman
@QuiqueCano
@dannymiche
@pviola14
@marcos_z
@goitiatenis
@BATennisCom
@jorgeviale
@ArgentinaOpen
@sebastianfest
@Edu_sport
@TomasRodriguezC
@almoznychiche
@GimenezSole
@aleklap
@RevistaGRIP
@ETQNV
@FootFaultMgz
@LaLegionARG
@Diego_Hartfield
@picomonaco
@guillecoria
@JuanIChela
@delpotrojuan
@zabala7
@MinuMiniussi
@MJaite64
@christophclarey
@javifranatenis
@gastongaudio
@MVassalloA

© Copyright 1999-2016 - EP PRESS Argentina/Eduardo Puppo | Todos los derechos reservados | Fotos © Ron Angle / Miguel Angel Zubiarrain / Art Seitz / Sergio Carmona / Mariano Abad / Sergio Llamera / Tenniscom.com / Fotosports | AVISO LEGAL: nuestra política de contenidos (leer antes de utilizar el sitio)